El proceso de obtención de las carillas dentales

Las carillas dentales son finas cubiertas especiales que se colocan sobre los dientes para mejorar su apariencia. Su objetivo principal es corregir problemas estéticos como dientes astillados y descoloridos. Los dentistas también los utilizan en estética dental en el tratamiento de la enfermedad de las encías.

El proceso de obtención de las carillas dentales

La extracción de las carillas implica varios pasos que pueden ocurrir en una o más visitas al dentista. El número de citas requeridas depende del tipo de carilla que reciba la persona. Las primeras etapas del proceso son el diagnóstico y la planificación del tratamiento. En esta etapa, un dentista examina los dientes del paciente para asegurarse de que la colocación de la carilla sea la decisión correcta. Además, él o ella pueden someterse a una radiografía para tomar una impresión de su boca y dientes.

En el segundo paso, se remodela la superficie del diente para prepararla para la carilla. Cuando un paciente necesita carillas personalizadas, el dentista crea un modelo de diente y lo envía al laboratorio para su procesamiento. Después de recibir las carillas, el médico las coloca sobre los dientes del paciente para ver si encajan. También puede quitar y enderezar la carilla varias veces para que encaje correctamente. Cuando se terminan las carillas, el dentista limpia y pule los dientes tratados. Luego aplican un cemento especial sobre la carilla y lo colocan sobre los dientes.

Después de la colocación adecuada, el médico expone los dientes a un haz de luz que activa los productos químicos del cemento. Este procedimiento ayuda a que el adhesivo fragüe y adhiera rápidamente la carilla a los dientes. Luego, el dentista eliminará el exceso de pegamento y hará los ajustes necesarios. También puede programar una visita de seguimiento unas semanas después del procedimiento para garantizar una colocación adecuada.

tipos de recubrimiento

Los materiales más comunes utilizados para hacer carillas son resina compuesta y porcelana. Las carillas de composite pueden solucionar problemas estéticos menores, como dientes agrietados o astillados. También son más baratos que los de porcelana, pero menos resistentes a la decoloración. Sin embargo, el pulido regular y la higiene dental adecuada pueden mantener su apariencia. En la mayoría de los casos, los dentistas formarán y aplicarán este tipo de carillas en una sola sesión. Las carillas de porcelana son una solución ideal para grietas, astillas y manchas graves en los dientes. La instalación de este tipo de carillas requiere múltiples visitas al dentista. Algunas de las actividades previas a la instalación incluyen perforación y roscado.

Las carillas instantáneas son carillas dentales donde se aplican carillas prefabricadas. Este tipo de tazón viene en muchos colores y estilos para satisfacer una variedad de necesidades. No es necesario que un dentista le dé forma al diente, pero se recomienda consultarlo para obtener el color y la forma más adecuados. Otro tipo común de carillas dentales son las carillas a presión o removibles. Puede usarlos para mejorar la apariencia de sus dientes y eliminarlos si es necesario. También es una opción de odontología restauradora ideal para personas que no son candidatas adecuadas para otros tipos de carillas.

Yorum yapın